miércoles, marzo 25

Historia 15


.
.
.
.
.
.
Ella puso en su maleta las cosas indispensables. Un poco de ropa suya, de su hija y de su marido.
Le dio la mano a su hijita, y siguió a su hombre.
El dijo que debían partir, y así lo hicieron.
Subieron a una carreta vieja, con otras familias, con más maletas.
Atrás dejaba a sus amigos, algunos vivos y otros muertos.
Atrás dejaba a su madre en la cárcel y a su padre muerto en la calle.
Dejaba su casa, su calle, su pueblo, sus montañas, sus piedras y su mar.
Dejaba sangre, balas, aviones, sirenas, miedos, horrores, gritos, imágenes imborrables!
Dejaba su Patria.
Las lágrimas de Ella, mojaban los rulos de la pequeña, que la miraba con sus ojitos celestes asustados.
No quiso dar vuelta la cabeza. ¡No quiso mirar atrás!
¡Sentía que se le partía el corazón!
Abrazó a su niña con fuerza, y la acunó en sus brazos...
Fue un viaje largo y triste.
Ella no dormía de noche, tenía mucho miedo.
Miedo de que los descubran. Miedo de que "ellos" aparezcan con ese odio que tenían en la mirada.
¡Ella no se separó de su hijita ni un momento!

Por fin un día, que parecía que no iba a llegar nunca, cruzaron la frontera, y fueron acogidos en un campo de refugiados.
Las condiciones no eran las mejores, pero estaban a salvo de tanto horror.
¡O al menos eso creían!
Ella, junto con otros hombres y mujeres, armaron un coro. La música los ayudaba olvidar tanto dolor y tanta pérdida.

Un día, su pequeña hija de ojos celestes enfermó.
Comenzó con cólicos, y luego diarrea.
El médico le dijo que, para que se cure, la niña no debía beber líquidos pues si así lo hacía, iba a empeorar..
No era culpa de el, en esa época la medicina aconsejaba eso.
Ella cuidaba a su hijita. Era lo único que le quedaba. Era lo que mas amaba en el mundo.
Le cantaba canciones...
La acariciaba...
La abrazaba...
La besaba...
Rezaban juntas...

Una noche de verano, las dos se durmieron a la luz de la luna.
La niña no despertó mas...

Sesenta años pasaron.
Ella todavía escucha en sueños la voz de su hija....


Sólo le pido a Dios
que el dolor no me sea indiferente...
que lo injusto no me sea indiferente...
que la guerra no me sea indiferente...
que el engaño no me sea indiferente...
que el futuro no me sea indiferente...
- León Gieco -


Perdón a los que ya lo leyeron antes en algún otro blog...

19 indiscreciones:

SUSANA dijo...

Vaya, Indis...fuerte, muy fuerte.

La Indiferencia ha sido históricamente la más valiosa aliada de la Guerra.

"Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí"

La frase es de Martin Niemoeller, y fue atribuída erróneamente a Bertolt Brecht. Me parece oportuna.

Un besazo Amiga!

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. Una muestra de todo lo que se pierde con la guerra. Lo mucho que deja en el debe y lo poco que deja en el haber.

Un saludo.

Cando dijo...

Impresionante este relato, estimada Indis!!!

Estas experiencias de vida, estrujan el corazón, siempre!!!

Es terrible, la guerra quita demasiadas cosas!!!!

Saludos!!

Estrella dijo...

Qué tristeza.
No hay dolor más grande.

Laposta dijo...

q triste!! :(

Artus Jorguín dijo...

Al leerlo pensé en la guerra de bosnios, servios, y todos aquellos q' dieron forma a Yugoslavia y ver cuanto sufrieron, cuanto se mataron, cuanta vejación y tanta miseria humana,... y nos aquí; insultándonos por nimiedades y dejando q' parte de la memoria se vaya diluyendo. No hemos aprendido nada, y hay gente q' ha sufrido mucho más q' nosotros...
Perdón pero, a veces la condición humana - A.Malraux - me subleva.

Indis Creta dijo...

Susana, la indiferencia es aliada de cualquier dolor. Es una actitud de inmadurez, típicamente adolescente, que crea el campo propicio para las desgracias. Y la guerra es la peor de ellas.
Besos, querida!


Yoni, la guerra solo beneficia a los que venden armas, a nadie mas. Todos pierden siempre, estén del lado que estén!
Un beso!


Cando, es la guerra, es la muerte de un hijo, es el dolor del desarraigo, es el miedo.... todo eso es demasiado doloroso!
Besoss

Estre, no lo hay! Y la culpa, el saber tanto tiempo después que su hija se podría haber salvado...es terrible por donde lo mires.
Besoss

Laposta, si!

Artus, estas historias no tienen espacio. Me refiero a que pueden suceder en Bosnia, en Irak o en China, como cuenta Malraux. Lo que tienen en común es que están protagonizadas por seres humanos que mueren y que sufren lo indecible.
Y nosotros, como bien decís, no aprendimos nada! Justo ayer, en una fecha dolorosa para los argentinos, yo solo vi mas odio, mas indiferencia, mas rencor, mas peleas. Palabras violentas, actos violentos! Si no tomamos conciencia de que la justicia debe llegar, y debe ser pareja para todos, no maduraremos y no podremos tener paz. Y sin paz, no hay desarrollo. Si la base en la que se quiere construir un país está en el odio, vamos mal.
Un beso

aquiles m. dijo...

El relato es como si se deslizara sin remedio por una barranca. Nada detiene el final ineluctable.
Me deja inmóvil, como esperando el trágico devenir.
Terrible.
Lo siento muy dentro mío.
te saludo.

cerriwden dijo...

Indis Creta
Un relato desnudando la mentira.
La guerra es una marca en la piel de los humanos que se transmite de generación en generación.
La guerra nunca más.
Ese debería ser el sueño de todos.
besos.

Juli dijo...

Qué historia terrible, Indis!!
Todas las que tienen que ver con la guerra lo son, lo sé...desarraigo, despojo...
Pero esta tiene el plus de saber que hubieras podido salvar a tu hijo...cómo se hace para vivir con eso?
Beso grande

Indis Creta dijo...

Aquiles, gracias por tus palabras!
Un beso


Cerri, si la sensación de guerra es hereditaria, ¿por qué somos los humanos tan necios, tan sordos a esos gritos del pasado, y tan soberbios de pensar que todo lo podemos justificar?
Solo el amor puede salvar a este mundo!
Besoos


Juli, se vive como se puede! Cuando uno conoce algunas cosas del pasado, entiende algunas cosas del presente!
Besote

Gamar dijo...

Seguramente para muchos, hay cosas mas valiosas que una vida.
Las guerras siguen, no se aprende.
Saludos

Cathy Pazos dijo...

Muy buen post, y es que es así en la guerra sólo se pierde, no creo ni por un instante que existe algo que se gana mantando gente...

Mona Loca dijo...

>Ay, nena, me pusiste la piel de gallina.

PersonajesdeBsAs dijo...

Muy pero muy buena historia, me gusto mucho.
Felicitaciones!!

Mensajero dijo...

Qué tristeza.....la muerte más dolorosa, agravada por que era evitable...y seguimos siendo tan buenos la mayoría....

Indis Creta dijo...

Luego de mucho intento, logré entrar al blog. Tenía pensado un post, que quedará para cuando esto ande mejor. Ahora me resulta imposible postear.

Gamar, es verdad, no aprendemos mas. Siempre hay intereses que terminan estando por encima de la vida de la gente.
Un beso!

Cathy, a veces se gana plata, pero no creo que valga la pena!
Besoss

Mona, una mona con piel de gallina! Vas a parecer disfrazada! :P

Personajes, gracias! Ni bien ande mejor mi conexión te devuelvo la visita. Ahora no pude acceder a tu blog.

Mensajero, lo resumiste muy bien! Gracias!

Mariela Torres dijo...

Una historia impresionante. Es cierto, la indiferencia es lo peor, peor que el odio.

Besos.

ENSUCORCEL dijo...

Es evidente que hay varios bandos en las guerras, y ya sabemos quiénes escriben la historia...